Objetivos

Los principales objetivos del proyecto Green Commerce son:

  • Implicar al pequeño comercio en la lucha contra el cambio climático
  • Promover la responsabilidad medioambiental en el sector comercial
  • Reducir el consumo energético y la producción de residuos mediante técnicas sencillas
  • Estimular la innovación en temas medioambientales en el comercio difundiendo casos de éxito
  • Sensibilizar a los consumidores sobre el desarrollo de hábitos de compra medioambientalmente respetuosos.

COMERCIO Y MEDIO AMBIENTE

Según datos de Eurostat, el número de empresas del sector comercial minorista (retail) de la UE-27 supone 3,60 millones de empresas, lo que representa aproximadamente el 19% de las empresas no financieras europeas, emplendo a 16,7 millones de personas, con una media de 4,6 empleados por empresa.
Hasta el momento no existen estudios de relevancia sobre el impacto medioambiental del comercio al por menor a escala europea, ni estudios objetivos a escala europea que hayan posibilitado la definición de indicadores, de ahí la pertinencia del proyecto Green Commerce.

A grandes rasgos, se estima que el sector comercial puede ser el responsable de entre el 2 y el 3,5% de las emisiones del dióxido de carbono europeas. Los procesos en los que está implicado el comercio como eslabón de la cadena de suministro y distribución están en el centro de la discusión sobre los aspectos clave de definen las políticas de desarrollo sostenible: transporte, industria alimentaria, residuos, etc.

El sector comercial minorista está evolucionado en la dirección adecuada, reduciendo progresivamente el impacto de sus operaciones. Esto se debe, en gran medida por la adaptación de creciente regulación medioambiental, el desarrollo de tecnologías más eficientes, pero también por las propias decisiones éticas de los empresarios y adaptación a las preferencias de los consumidores, que valoran, cada vez más, la diferenciación y comercialización de servicios y productos considerados como “verdes”.

Los principales ámbitos donde se concentran los problemas medioambientales del pequeño comercio, y por tanto, donde va a incidir el proyecto son:

*Energía: Los ámbitos donde el comercio puede hacer mayores mejoras en ahorro energético son, sobre todo, en iluminación, acondicionamiento térmico y refrigeración.
 

*Reciclado de residuos: Aproximadamente entre un 10% y un 15% de los residuos locales procede del sector comercial en forma de residuos comerciales, con la problemática añadida del gran volumen que ocupan.

*Bolsas de plástico, empaquetado: Los plásticos desechables que se usan en embalajes, bolsas de plástico o botellas, representan casi un 40% del consumo europeo. Se estima que cada persona utiliza entre 130 y 160 bolsas de plástico al año.


*Agua: Determinados subsectores y tipologías comerciales (por ejemplo el de la alimentación), son grandes consumidores de agua, lo que contribuye a agravar el problema de déficit hídrico de algunas regiones, especialmente en el ámbito mediterráneo. A través de este proyecto se pretende impulsar la puesta en marcha de medidas de ahorro de este recurso.


*Ecoetiquetado y consumo responsable: El ecoetiquetado es un distintivo que informa y estimula a los consumidores a escoger productos y servicios con menores repercusiones sobre el medio ambiente. Si bien los ciudadanos se declaran preocupados por el medio ambiente, esta preocupación no es suficiente para que influya en su comportamiento habitual a la hora de la compra. Las etiquetas de calidad ambiental siguen siendo poco conocidas entre los ciudadanos. La Ecoetiqueta Europea mantiene unos niveles de reconocimiento bajos.


*Transporte: Las actividades de distribución y suministro a los establecimientos comerciales generan impactos medioambientales derivados básicamente de las actividades de transporte. Un pequeño establecimiento realiza de media, diariamente, unas diez actividades de carga y descarga de mercancías, si bien en algunos subsectores (alimentación) son mucho más numerosas. El transporte de mercancías a los comercios, que se realiza generalmente mediante vehículos convencionales, genera en un establecimiento de tamaño medio entre 4 y 5 toneladas de CO2eq al año, al que hay que añadir otros efectos derivados que produce en las ciudades y el impacto de otras actividades de la cadena logística y de distribución.

*Equipamiento comercial: Es habitual encontrar en los pequeños comercios, diversos aparatos electrónicos como refrigeradores, hornos, teléfonos, fax, scanners, impresoras, copiadoras, televisiones, DVD, equipos de audio, maquinas de vending (expendedoras), etc. .Se pretende estimular el uso de equipamiento más eficiente en el sector comercial, certificada energéticamente y demostrando los beneficios ecológicos y económicos que suponen la implantación de dichos sistemas

pie
salir administración salir salir salir videos Desarrollado por Sernutec